2/8/10

Cuerpos Voluptuosos


La modelo Tara Lynn vista por el ilustrador David Bastos
De pronto las portadas de las revistas de moda más famosas como Elle o Glamour, y los semanarios de actualidad más vendidos como XL Semanal muestran las carnes generosas y turgentes de las mejores modelos de tallas grandes del mundo en un alarde de curvas, michelines y alabanzas sin disimulo al muslamen bien nutrido.
Y yo me pregunto qué coño es todo esto, si se trata de una nueva moda que durará lo que un caramelo a la puerta de una escuela o si de verdad es el principio del fin de las delgadeces extremas y de la publicidad gratuita de la anorexia en las pasarelas. Lo cierto es que algo tiene que cambiar, porque lo que no es normal es que en una sociedad “sana” el 70 por ciento de las españolas se haya sentido presionada para adelgazar en alguna ocasión y que el 90 por ciento crea que las mujeres de éxito siempre están delgadas (datos extraídos del estudio de la Sociedad Española de Dietistas- Nutricionistas), hablando sólo de éste país.
No es normal confundir estar delgada y sana con estar flaca y parecer salida de un campo de concentración o de una hambruna, la imagen de éxito y belleza con la que nos quisieron hacer comulgar los últimos diez años. Sólo hay que buscar cualquier fotografía de las pupilas de la estilista Rachel Zoe, - también conocidas como Zoebots-, para darse cuenta de ello. Y lo peor de todo es que éstas chicas son las que marcaron los cánones de belleza de las generaciones más jóvenes con la famosa “talla cero”, veáse Lindsay Lohan, las hermanas Olsen o Mischa Burton. Todas con problemas de adicciones, frágiles, demacradas y fácilmente manipulables. Todo un ejemplo de lo que una mujer fuerte debe ser hoy día, ¿no es así?
Y ahora nos salen justo con lo contrario: mujeres rollizas y carnosas, -mujeres reales-, nos dicen. Lamentablemente tengo la sensación de que esto es flor de un día, una moda pasajera como otra cualquiera que no está aquí para quedarse. Y que además tiende también a los extremos, a la talla más enorme con la cara más hermosa. Y lo que no se puede es pasar de promover la anorexia a lanzarse a abrazar la obesidad. A mí me interesa ver también en las pasarelas a mujeres hermosas con cuerpos rotundos como las actrices Christina Hendricks o America Ferrera, a modelos como Chrystal Renn o cantantes como Beyoncé, porque esas sí son mujeres con curvas. Intenten embutir a cualquiera de ellas en una talla cero y ya verán qué ocurre.
Pero lo verdaderamente importante es que sea como sea el cuerpo de la mujer, más o menos esbelto, con más o menos curvas, si el diseño está mal hecho le sentará mal. Parece que lo que algunos no entienden es que si el diseñador no sabe hacer un buen patrón que se adapte al cuerpo el problema es suyo, no de las curvas. Como siempre tengo la impresión de que los términos medios no interesan, que la normalidad, a fin de cuentas la que compra la moda, está fuera de juego.

1 comentario:

kanija-kanika dijo...

totalmente de acuerdo con esta última reflexión, confeccionar una prenda a medida que siente bien y se adapte al cuerpo requiere mucha habilidad en costura y ese es el problema de algunos diseñadores... que buscan el camino fácil y llamar la atención con lo grotesco, en vez de llamarla con un trabajo bien hecho...
p.d: gracias por visitar mi blog y por tus lindas palabras!